Construir un hogar


Es un oficio de paciencia el de construir hogares. ¿Cuántos has levantado movida/o por el deseo de guarecerte en un lugar seguro? Y de todos ellos… ¿cuántos se han malogrado a causa de las lluvias, el tedio, el abandono o el desamor? Una buena amiga nos regaló este hogar la semana pasada: Este hogar no … Sigue leyendo Construir un hogar

Indicios


Hemos salido a buscar las primeras huellas del tiempo que ha de venir. Febrero, si las temperaturas son benignas, nos regala un vislumbre de primavera. Florecen los almendros y en ese suceder hay algo que sorprende. Algo inesperado. Cada año visitamos la misma quinta en estas fechas. Nos tumbamos en una pradera arbolada, contemplamos ese … Sigue leyendo Indicios

La memoria de la piel


Esa cicatriz en la barbilla que te hiciste aquel verano creyendo que un saltamontes se agazapaba dentro de tus pantalones; la pequeña quemadura en el pulgar que ahora sirve para predecir el cambio de temperaturas; el zarpazo metálico con que aquellas escaleras marcaron para siempre tu espalda. Huellas. La transcripción de lo vivido al lenguaje … Sigue leyendo La memoria de la piel

Abrazar a un árbol


Cuando Jerónimo Melrinho se sintió morir bajó a la huerta y, antes de que lo llevasen al hospital, se despidió de todos los árboles que había plantado a lo largo de su vida. Lo hizo uno por uno, abrazándolos del mismo modo en que antes había abrazado a su familia. Aquel hombre era analfabeto, un … Sigue leyendo Abrazar a un árbol

Escrito en el agua


Si pudiéramos condensar la vivencia de un baño de bosque en un puñado de palabras, éstas formarían un haiku. Noche sin luna.La tempestad estrujalos viejos cedros.(Matsuo Basho) En nuestras inmersiones en la naturaleza acostumbramos a leer esos poemas breves cuyo origen, al igual que el del shinrin yoku o baño de bosque, también está en … Sigue leyendo Escrito en el agua

Tres horas fuera del reloj


¿Podrías regalarte esa porción de tiempo? Salir de la ruta diaria, de la costumbre de las pantallas, de la hiperconexión virtual. Tres horas. El paréntesis necesario para despertar tus sentidos a otra forma de percibir, más lenta, incierta y profunda. Solo así saborearás el verdadero tiempo, ese aroma perdido al que se refiere el filósofo … Sigue leyendo Tres horas fuera del reloj